10 hábitos que harán tu vida mucho más fácil y más feliz

239
Habitos para una vida mas feliz

En días donde nos abruma lo que ocurre a nuestro alrededor, solemos olvidarnos de los pequeños detalles que nos hacen ser felices. Pese a que la felicidad es una decisión, existen algunos principios que sin duda alguna nos acercan cada vez más a ese estado emocional que decidimos adoptar. Presta atención a estos 10 hábitos que te permitirán ser feliz y desconectarte de los impedimentos.

[dt_gap height=”10″ /]

1. Enfócate en lo importante

Si bien es cierto que el futuro cuenta, no se puede dejar a un lado que como seres humanos vivimos el momento presente, el aquí y el ahora, siendo este el único espacio donde podemos hacer modificaciones y cambios para alcanzar lo soñado.
¿Dónde está lo realmente importante? La respuesta es muy sencilla, porque esas cosas significativas están frente a ti y solo tú tienes el poder de desconectarte de aquello que te hace perder el norte, para guiar tu atención hacia aspectos trascendentales de tu vida que se convierten en tus fortalezas.
Para evitar disonancias entre tus sueños y el tiempo real, nada mejor que comprender las circunstancias que acontecen en el momento presente, ya que este será el punto de partida para dar soluciones prácticas y actuar con base en ellas. Asume en este instante el reto de perseguir un objetivo, comparte nuevas responsabilidades y emprende el camino que demarcan las prioridades reales.

[dt_gap height=”10″ /]

2. Trabaja en tu futuro y deja de preocuparte tanto

Para dar lo mejor de ti mismo cuando de alcanzar una meta se trata, debes desarrollar hábitos que te impulsen a conseguir tu propósito, olvidarte del pasado y enfocarte en la planificación estratégica que será la base para lograr los objetivos planteados.
Ahora, ¿cómo dejas de preocuparte? Nuevamente la respuesta está en el tiempo presente, las preocupaciones desaparecen cuando dejas de enfocarte en supuestos, en el “qué pasaría sí”, cuando comienzas a vivir conscientemente el aquí y el ahora todo se convierte en una experiencia de vida.
¿Cuándo debes buscar ayuda para enfocarte en el futuro? Si no sabes por dónde empezar, puedes recurrir a profesionales especializados cuya labor es acompañarte en el proceso de alcanzar la meta, y aunque lograr el objetivo solo será tu responsabilidad, aseguramos que no estarás solo en el recorrido.

[dt_gap height=”10″ /]

3. Haz o prueba algo nuevo

¿Cuántas personas hay como tú? Eres único y esta premisa te da la fortaleza para reinventarte cada día. Si las cosas no van bien, llegó el momento de probar algo distinto y el mundo te da infinitas posibilidades para comenzar de nuevo y ser feliz.
Comienza por contextualizarte en tu espacio, ahora realiza una lista de actividades que observas en tu entorno y que pasas por alto o dejas a un lado porque estás envuelto en la rutina ¿te imaginas cómo te sentirías si inicias algo nuevo? Sin duda alguna, romper el orden de los quehaceres diarios significaría un “cambio” y por muy pequeño que parezca causará un impacto importante en ti y aprenderás una lección de vida.
Si ya estás atravesando un proceso innovador, ¡llegó la hora de afianzar el propósito!, hacer consciente la actividad que desempeñas trayendo al presente los aportes que genera en tu bienestar y desarrollo como ser humano.

[dt_gap height=”10″ /]

4. Organízate

Para ir del punto A al B debes organizarte ¿cierto? Esta es la lógica a seguir cuando te propones alcanzar una meta. Puede que en principio no resulte tarea sencilla, sin embargo, cuando actúas en el presente liberas todo tu potencial, así que te recomiendo seguir estos sencillos pasos para estructurarte:
• Define un objetivo
• Evalúa tus recursos humanos y materiales
• Elabora una planificación
• ¡Manos a la obra!
Nadie valora realmente los beneficios de la planificación hasta que los prueba. Colocar cada actividad en su momento y su lugar brinda una sensación de estructura a tu vida cotidiana, especialmente en la actualidad, donde la mayoría de las personas están ocupadas y sienten que les falta tiempo para atender todas sus labores, pero muchas veces no es así, seguir la organización con disciplina garantiza el cumplimiento de las metas en un tiempo determinado.

[dt_gap height=”10″ /]

5. Mantener una forma abierta de comunicación, no asumir

Comunicarse es una actividad de perceptores, donde el mensaje va y viene entre usuarios. Conversar abiertamente sin suposiciones es la mejor manera de llevar las relaciones entre personas, sabiendo que cada quien actúa desde el SER. Puede que la persona con quien te comunicas no esté de buen humor o se sienta indispuesta, en vez que creer que eso viene motivado por ti, podrías pensar en que él o ella tienen motivos para estar así y desaparece cualquier suposición.
Los hechos que suceden en tu entorno muchas veces no tienen que ver contigo, porque todos actúan desde el “yo”, es decir, si estás en la calle y alguien te insulta, no es porque tú lo provocaste, es porque a esa persona le nació hacerlo. Es hora de internalizar que nada de lo que terceras personas hacen es por ti, razón por la cual tomar de forma personal lo que ocurre es un error.
Ahora, tu rol como comunicador y perceptor es fundamental en cada momento, es un proceso hermoso donde los pensamientos, palabras y emociones crean la realidad que vives cada día. En principio, la comunicación es contigo mismo, sincerarse, escucharnos y reconocernos es el paso que antecede el intercambio de mensajes con otros.

[dt_gap height=”10″ /]

6. Deja de compararte con los otros

Cada quien tiene sus características y procesos propios, por lo tanto son distintos a los de quienes te rodean. Aunque pueden existir similitudes, no es saludable preocuparse demasiado por lo que está afuera y mucho menos compararse, porque descuidas lo que está dentro de ti.
Imagínate que estás frente al espejo y observa tus rasgos, son únicos e irrepetibles. Entonces piensa: ¿existe alguien igual a mí?, seguramente la respuesta será negativa y eso es porque eres único. Bien, así como tus características son auténticas físicamente, también lo son a nivel intelectual, por ello está en ti apreciar ese SER especial que eres y evitar compararte con otros, pues cada quien es como es y tiene su forma de comportarse, aunque a veces similar, jamás idéntica.

[dt_gap height=”10″ /]

7. No guardes tus emociones y sentimientos adentro

La idea de ser feliz también engloba drenar o apartarse de todo aquello que lo impida. Si guardas sentimientos negativos dentro vas a vibrar en esa sintonía, por ello lo recomendable es liberarte, eliminar lo negativo para iluminar tu día a día con aspectos positivos que llenen de color cada momento.
Si almacenas emociones negativas en tu interior, no habrá lugar para elevar tu talante emocional con sensaciones positivas. Cuando te sientes bien, todo lo que te rodea está bien, y eres feliz. Evitar dejar las emociones dentro de ti te permite romper con hábitos negativos, sostener relaciones sanas y duraderas con quienes te rodean, e incluso cuando mejoras la relación contigo mismo, las de tu entorno comienzan a brillar.
Cuando llegas a esta fase de tu vida mantienes una relación de aceptación universal en todo momento y te expresas sin miedo al qué dirán. Al mismo tiempo, liberas tu SER de limitaciones autoimpuestas, por lo que de ahora en adelante te sentirás más libre en tu cotidianidad.

[dt_gap height=”10″ /]

8. Llamar en lugar de escribir mensajes

Aunque la tecnología es un recurso fundamental para las comunicaciones a distancia, a veces escuchar la voz al otro lado del teléfono de esa persona amada o especial, hace más llevadera cualquier situación y rompe la fría barrera que los mensajes de texto aportan al proceso de retroalimentación.
Como seres humanos damos más valor a un mensaje cuando es directo y personalizado. ¿Tienes algo que decir? Toma unos minutos de tu preciado tiempo y comunícate con aquella persona, sin dejarte llevar por la negativa suposición de que “estar ocupado es la moda”.

[dt_gap height=”10″ /]

9. Las acciones son más importantes que las palabras

¿Alguna vez escuchaste que un hecho vale más que mil palabras? En este caso aplica. Debemos actuar de acuerdo con nuestros valores y creencias, así las acciones que emprendamos tendrán un origen lógico que les aporta valor propio.
Siempre da lo mejor de ti, hacer el mayor esfuerzo implica imprimir calidad en cada uno de tus actos, es pasar de lo dicho al hecho con tan solo unas pocas acciones y a medida que le des más importancia a tus acciones el rendimiento en cada uno de los aspectos de tu vida será mejor.

[dt_gap height=”10″ /]

10. Mostrar compasión

Ante toda situación recuerda que no vives solo en este mundo, ya que al igual que tú, existen personas que atraviesan situaciones, procesos y modelos de vida similares al tuyo. En algunas ocasiones pueden necesitar ayuda o compañía así como tú la necesitaste o necesitarás algún día.

[dt_gap height=”10″ /]

Este apartado trata sobre comprender al otro desde tu postura, siendo amable con él, escuchándolo, tratándolo con empatía e incluso con amor. La clave está en compartir desde el YO, porque cuando compartes quien eres con las personas de tu ambiente, se enriquece tu vida y eres más feliz.

 

[dt_gap height=”10″ /]

[dt_social_icons animation=”none” alignment=”default”][dt_social_icon target_blank=”true” icon=”facebook” link=”” /][dt_social_icon target_blank=”true” icon=”twitter” link=”” /][dt_social_icon target_blank=”true” icon=”google” link=”” /][/dt_social_icons]